DIM-EDU

Desde fines del siglo pasado, el PowerPoint, uno de los componentes del MS-Office, ha servido para "presentar" visualmente datos, textos, imágenes, información en los formatos de clases en aula, charlas académicas y conferencias en congresos. Que tire la primera diapositiva aquel que no ha utilizado esta herramienta. Sin embargo, la calidad, estructura, organización y contenidos de la mayoría de presentaciones con diapositivas dejan mucho que desear. Talvés no lo hizo usted, pero sí ha asistido a diversas reuniones en las que un tedioso y aburrido expositor se limita a leer extensos párrafos de texto presentados en una diapositiva, que no pudo sintetizar ni distribuir por otros medios a su auditorio. Edward Tufte, en su libro-ensayo "The Cognitive Style of Powerpoint" (2003) sostiene que el formato y plantillas "pre-elaboradas" de este programa tan popular casi siempre debilita el razonamiento verbal y espacial así como contrarresta las bondades del análisis estadístico. No se puede sustituir la lógica de una argumentación, el análisis de factores, la explicación de un proceso complejo con una lista de ítemes, en secuencia "lineal", aunque estén adornados con coloridas viñetas o dibujos atractivos. Para el expositor común y corriente resultaría muy complicado, sino imposible, dar el salto del modelo "lineal" al "hipertextual", interactiva y social de la web de hoy.

Dos conceptos claves aportados y trabajados intensamente por la psicología y otras disciplinas son los estilos cognitivos y los estilos de aprendizaje. Ellos aluden a las "preferencias" o características personales predominantes para pensar, entender, comprender y para estudiar, aprender. Aunque tienen elementos comunes, estos estilos nos muestran más bien la diversidad al interior de las personas que se pone de manifiesto o entra en juego cuando asistimos a una conferencia, una clase, una charla o una conversación "mediada" por una presentación con diapositivas tipo "powerpoint".

Muchas veces, la presentación es sólo una ayuda para el expositor y no para la audiencia. Los contenidos de las diapositivas se convierten en "una solución" para que el presentador no se olvide lo que tiene que decir, pero raras las oportunidades en las que sirven como una ayuda para explicar o trasmitir un argumento o una información. Preparar una presentación con diapositivas, usando o no el powerpoint, implica en primer lugar pensar o tener en cuenta los estilos cognitivos y estilos de aprendizaje del público al que va dirigida nuestra exposición, clase, conferencia o charla. Olvidar esto es fatal.

Visitas: 23

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de DIM-EDU para añadir comentarios!

Participar en DIM-EDU

Coordina: Pere Marquès

CURRICULUM BIMODAL

guía saber +
+ éxito educativo

VER NUEVO PARADIGMNA EDUCATIVO

COLABORAMOS CON

PATROCINADORES DIM


© 2018   Creado por Pere Marquès.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio